Catalogo 2011

Catalogo 2011



San Pompilio
Col. de Tenerife

 


San Pompilio
Vidriera Calasancio

 


San Pompilio
Vidriera Calasancio

 


San Pompilio y la
Madre de Dios

 


San Pompilio

 


San Pompilio, estampa italiana.

San Pompilo
Antigua Estampa

 

 

La celebración del Capítulo provincial está prevista para los días 15 al 20 de abril en la Residencia Calasanz (Gaztambide, 65). Los capitulares son 40.
Para tal ocasión es costumbre  ya consolidada preparar un Catálogo con la situación de la Provincia (Religiosos – Obras – Comunidades).

Igualmente sucede cuando se celebra un Capítulo general. En este caso el Catálogo suele llevar la fecha del 1 de enero,  aun cuando la celebración sea en el mes de julio.

El último Capítulo general, el XLI, se celebró en Peralta de la Sal, cuna del Fundador de la Orden, en el mes de julio de 2009, siendo nombrado Padre general el religioso Pedro Aguado, de la provincia de Emaús, formada por la provincia de Vasconia y la viceprovincia de Andalucía.

Desde el pasado día 10 de marzo ya hemos comenzado  a tener en nuestras manos  los religiosos de la Provincia “Escuelas Pías de España – Tercera Demarcación” el nuevo Catalogo,  con una estupenda presentación y con abundantes datos, que casi pueden considerarse como una síntesis histórica de la provincia (erigida canónicamente en 1753). La preparación del mismo ha corrido a cargo de Juan Manuel Aguado Herrero, Informático,  que todos conocemos y a quien nos dirigimos familiarmente como “Juanma”.

Este Catálogo comprende:

  • Índice alfabético de los Religiosos, especificando los “nombres de Religión”: 137 
  • Padres Provinciales a través de la historia: 47
  • Capítulos Provinciales celebrados: LX
  • Rectores de las diversas Casas existentes (desde la fundación)
  • Curia Provincial durante el cuatrienio 2007-2011
  • Vicariato Guinea Ecuatorial-Gabón
  • Casas de la Provincia y Vicariato durante cuatrienio (direcciones)
  • Sacerdotes, Diáconos,  Clérigos y Hermanos profesos (por orden de profesión simple, con sus datos personales)
  • Destinos de los religiosos (desde ord. sacerdotal o profesión)
  • Religiosos fallecidos durante el cuatrienio: 13
  • Cartas de Hermandad concedidas a través de la historia: 109.

En la lista de las  Cartas de Hermandad aparece como primer nombre: ANDRÉS BALLÓ MORENO, antiguo alumno del Colegio de Granada y profesor del mismo. Le fue concedida en 1941.

Este nombre ha removido mi memoria y me ha llevado a pensar en los tres años que  estuve en Getafe como Aspirante y Novicio (1945-1948), antes de pasar a Irache (Navarra),  donde nos unimos los de Castilla con los Juniores de las otras cuatro provincias, formando el curso de “La Inmaculada” compuesto por 62 personas.

Como recordarán mis compañeros de curso (en este Catalogo figuramos ya solamente cinco de los 19 que éramos),  el señor BALLÓ era llamado el “escolapio con chaqueta” o “con corbata y chaqueta”.  Un laico enamorado de Calasanz y del ministerio escolapio. Pasaba con nosotros largas temporadas en vacaciones sobre todo en las de verano. Juntamente con el P. Salvador López animaban con su entusiasmo y dinamismo las jornadas de los aspirantes, ayudándoles también a la realización de obras de teatro.

Fue el mismo señor Balló y sobre todo el P. ANDRÉS MORENO GILABERT (1896-1969), escolapio: predicador, conferenciante, charlista, escritor (se puede recordar su obrita “Los tres amores de San Pompilio”, 1946, pag. 48), primer Rector del Colegio de Santa Cruz de Tenerife,  Organizador de la Casa Pompiliana (sede de la preparación y publicación de los Textos E.P.) y Asesor Religioso Nacional del SEM (Servicio español del Magisterio; 1949), quienes consiguieron que el “Día del Maestro”, pasara a celebrarse el 27 de noviembre, Patrocinio de San José de Calasanz, y no ya como venía haciéndose el 15 de enero, desde 1945. Del “Día del Maestro” se habla ya en 1888.
Y esto favorecido por la declaración del Papa Pío XII, quien el 13 de agosto de 1948 proclamó a Calasanz  “Patrono celestial de todas las escuelas populares del mundo entero”, con motivo de que los escolapios celebraban el tercer centenario de la muerte de su Fundador (1557-1648).

Varias fueron las condecoraciones recibidas por el P. Gilabert. El 27 de noviembre de 1951 le fue impuesta por el Ministro de Educación Nacional la Encomienda de Cisneros, que puede contemplarse en una de las galerías de la Casa de Peralta de la Sal.

El nombre del P. Gilabert, va  unido a otro escolapio, el
P. FRANCISCO TORAL MUELA (1900-1946;  de Úbeda-Jaén, como el P. Gilabert), dinámico, de inquietud perenne, con mucha personalidad y gran capacidad de iniciativa, quinto Rector del Colegio Calasancio (1943-1946), pone en marcha la Cofradía del Divino Cautivo. El P. Toral, en sus visitas al Aspirantado de Getafe nos impulsaba a incrementar la devoción a San Pompilio, santo escolapio, italiano, que fue canonizado por Pío XI el 19 de marzo del Año santo extraordinario de 1934.

Hay que notar que el  P. Toral donde sobresale sobre todos sus hermanos escolapios es en propagar el conocimiento y devoción a San Pompilio en los años anteriores a su canonización, y aun después. Alguna vidriera y cuadro del Colegio Calasancio hablan todavía de su actividad “pompiliana”.  Durante mi larga estancia de 42 años en Roma, varias han sido las ocasiones que he tenido de visitar los lugares pompilianos, de manera especial Montecalvo Irpino (lugar de nacimiento, en 1710) y Campi Salentina (donde muró en 1766).

Tanto el P. Salvador López, Maestro de los Aspirantes, como el P. Manuel Pinilla, Maestro de los Novicios, hombre bueno y muy humano, merecen un recuerdo especial y máximo agradecimiento por los desvelos y preocupaciones que derrocharon por la formación de los jóvenes que les estaban confiados. Realizaron bien su cometido. Yo lo juzgo, por mi experiencia, muy positivo. El P. Salvador nos contaba tantas cosillas de la guerra civil y nos llevaba al Cerro de los Ángeles, al aeropuerto de Barajas, a visitar a las religiosas escolapias de Carabanchel, a conocer la sede del Colegio escolapio de san Fernando en su sede de Cuesta de la Vega (1939-1949), con obligada visita a la Cripta de La Almudena, y a tantos otros lugares, cercanos a Madrid. 

Pienso que faltaría algo a las breves pinceladas que preceden, si no hiciera mención de la persona  que todos llamaban CANERVAS (podía ser su apellido; algunos prefieren decir “Canelvas”;  su nombre era Gabriel).  Era el ángel de la guarda o el vigilante nocturno del inmueble de Getafe, después que regresara del extranjero (quizás Argentina). Hombre robusto y sencillo. Recorría todos los lugares con su bastón en la mano. Solía entretenernos contándonos “sus experiencias”. Una noche iba al coro de la iglesia “para hablar directamente y en voz alta” con el Señor,  “su Amo”. Se le acercó “una figura” y él levantó el bastón para defenderse y apartar al intruso que no sabía quién era y qué intenciones podría llevar. Y antes de que pudiera arrearle un garrotazo oyó una voz que le decía: Canervas,  no me pegues, soy un alma del purgatorio. El buen Canervas, que llevaba en su mano algo de pan, se lo ofrecía al personaje, y éste agradeciéndoselo, le dijo: No, Canervas, yo necesito oraciones. Al día siguiente,  el P. Manuel Galán ofrecía la Misa por esa alma y las almas del purgatorio, a la vez que desde ese día Canervas no solamente era acompañado por su fiel bastón  sino que caminaba rezando el rosario por aquella pobre alma y por tantas otras necesitadas de ayuda espiritual.

Y otro detalle, que bien recuerdo. Canervas (Gabriel)  sobresalía por su cortesía y por su buen trato con los aspirantes. Solía saludarnos también cuando estábamos en el comedor. El P. Salvador lo llamaba y le ofrecía un vaso de vino. Él lo gustaba despacito y cuando había terminado, antes de entregarlo, le daba un beso al vaso, manifestando que había agradecido el gesto de atención y hermandad.

* * *

***  Aquí habría concluido, pero no dudo que os podrá complacer si os narro algo que va unido a san Pompilio y a la celebración de los días 15 de julio de cada año.

San Pompilio María Pirrotti de san Nicolás, nacido el 29 de septiembre de 1710 en Montecalvo Irpino (Benevento), fue bautizado al día siguiente en la Colegiata de Ntra. Señora de la Asunción con el nombre de Domingo, en memoria de un hermano suyo, muerto en el Seminario de Benevento. Era Domingo-Pompilio el cuarto hijo de los once que tuvo el matrimonio Pirrotti-Bozzuti. Murió el 15 de julio de 1766 (dies natalis) en Campi Salentina (Lecce). Fue canonizado por el Papa Pío XI el día 19  de marzo de 1934.

He aquí cuanto escribe el P. Ambrosio Clemente, Sch.P., en su obra de 800 páginas “Vida del Beato Pompilio M. Pirrotti de San Nicolás de las Escuelas Pías” (Barcelona, 1913, páginas 327-328):

-Se encontraba Pompilio en Monte Calvo Irpino, que visitó en no pocas ocasiones, siendo la última vez que lo hizo, en 1765. Los Padres Agustinos del Convento de Montecalvo Irpino habían oído hablar de las cualidades que adornaban a su paisano Pompilio y de los frutos que cosechaba en su ministerio escolar y sobre todo en la predicación por Italia juntamente con San Alfonso María de Ligorio, San Leonardo de Porto Mauricio, San Juan Bautista de Rossi, San Pablo de la Cruz, y otros. Muchas veces le habían invitado a comer. Por fin, después de innumerables ruegos, los hijos de San Agustín lograron que un día se sentara con ellos en el comedor y compartiera su comida.

El Padre Prior no obstante supiera que Pompilio no solía comer carne, preparó para la comida con tan elevado huésped pichones cocidos. Dos de estas aves estaban en el plato que le pusieron a Pompilio. Éste “los miró, elevó al cielo sus ojos angustiados: después tomó el tenedor, y habiéndolo puesto sobre el plato, de repetente viéronse las dos aves moverse, agitarse, ponerse en pie y emprender el vuelo, dejando en el plato solamente tres granos de haba. Admirados entonces todos los comensales de la novedad del milagro, no se atrevieron a hacer más violencia a la virtud del taumaturgo.  Y llenos de asombro no dudaron en llamarle santo”.-

El hecho puede tener ahora varias lecturas. Lo importante es que Pompilio ha sido declarado Santo por su vida y obras.  El primer escolapio canonizado es San José de Calasanz, Fundador de las Escuelas Pías. Pompilio tenía una gran estima, admiración y devoción a Calasanz. Quería como buen hijo a la Orden escolapia,  que cuenta en la actualidad con unos 1.400 religiosos , repartidos  por cuatro continentes, en 34 países, con 219 Casas.

Durante los tres "15 de julio" de los tres años que estuve en Getafe, además de hacer fiesta recordando al Santo, se hacía presente el hecho antes narrado de tener en nuestros platos un pichoncito para comer.

Nuestro Santo Padre, José de Calasanz, nuestro hermano escolapio San Pompilio, los 15 Beatos, 1 Venerable y 4 Siervos de Dios, con que cuenta la Orden, intercedan por nosotros y nos ayuden a crecer por el camino de la santidad, de manera que no solamente figuren nuestros nombres en el Catálogo 2011 de la Provincia sino también y sobre todo en el Libro de la Vida.


Rafael MMXI